urgent pour aujourd’hui' hui svp

Vous recherchez la traduction d'un mot ou d'une phrase de l'espagnol vers le Français

urgent pour aujourd’hui' hui svp

UNREAD_POSTpar ng7nico » 27 Mai 2015, 18:22

Traduisez ceci en français pour moi svp.


Graciela entró en el dormitorio, se quitó el abrigo liviano, se miró en el espejo del tocador, y frunció el ceño. Luego se quitó la blusa y la pollera, y se tiró en la cama.
Dobló una pierna y luego la estiró todo lo que pudo. Entonces advirtió un punto corrido en la media. Se sentons quitó las medias y las fue revisando a ver si había otra corrida. Después hizo un montoncito con el par y lo puso sobre una silla. Se miró de nuevo en el espejo y se apretó las sienes con los dedos.
Por la ventana entraba todavía la luz penúltima de una tarde que había sido fresca y ventosa. Apartó uno de los visillos y miró hacia afuera. Frente al edificio B jugaban seis o siete niños. Reconoció a Beatriz, despeinada y agitada, pero en pleno disfrute. Graciela sonrió sin mucha convicción, y se pasó la mano por el pelo. Sonó el teléfono junto a la cama. Era Rolando. Ella se acostó de nuevo para hablar con más comodidad.
—Qué tarde desagradable, ¿no? —dijo él.
—Bueno, no tanto. Me gusta el viento. No sé por qué, pero cuando camino contra el viento, parece que me borra cosas. Quiero decir: cosas que quiero borrar.
—¿Como cuáles?
— ¿No leés la prensa vos? ¿No sabes que eso se llama intervención en los asuntos internos de otra nación?
—Está bien, república.
—Por lo menos, república amiga, ¿no? Ella pasó el tubo a la mano y el oído izquierdos, a fin de poder rascarse detrás de la otra oreja.
— ¿Novedades? —preguntó él.
—Carta de Santiago.
—Ah, qué bien.
—Un poco enigmática.
— ¿En qué sentido?
—Habla de manchas en las paredes y de figuras que imaginaba a partir de ellas cuando niño.
—A mí también me pasaba.
—A todo el mundo le pasa, ¿o no?
—Realmente, ese tema puede no ser demasiado original, pero en cambio no me parece enigmático. ¿O querías que te mandara una proclama contra los milicos?
—No seas bobo. Simplemente me parece que antes se atrevía a más.
—Sí, claro, y acaso por esa osadía estuviste más de un mes sin recibir noticias.
—Ya averigüé. Fue una medida general, uno de tantos castigos colectivos.
—Para los cuales generalmente se basan en un pretexto tan pueril como ése: que alguien al escribir sobrepase, conscientemente o no, límites no establecidos pero reales.
Ella no respondió. Al cabo de unos segundos él habló otra vez.
— ¿Cómo está Beatriz?
—Jugando afuera, con su pandilla.
—Me gusta. Es vital y saludable.
—Sí, bastante más que yo.
—No es tan así. Es cierto que la mayor vitalidad le viene de Santiago, pero también de vos.
—De Santiago sí.
—Y de vos también. Lo que pasa es que últimamente estás deprimida.
—Puede ser. La verdad es que no veo salidas. Y además mi trabajo me aburre soberanamente.
—Ya conseguirás otro que sea más estimulante. Por ahora, confórmate.
—Ahora corresponde que me digas que tuve suerte.
—Tuviste suerte.
—También corresponde que me digas que no todos los exiliados del Cono Sur han conseguido una tarea también remunerada con sólo seis horas de trabajo, y porañadidura con los sábados libres.
—No todos los exiliados del Cono Sur han conseguido una tarea tan bien remunerada, etcétera. ¿Puedo agregar que te lo mereces porque sus una secretaria eficacísima?
—Podes. Pero la eficacia es precisamente una de las razones de mi aburrimiento. Sería más entretenido que de vez en cuando me equivocara.
—No lo creo. Es posible que vos te aburras de la eficacia, pero en general los patrones y los gerentes se aburren mucho más y más pronto de la ineficacia.
De nuevo ella no contestó. Y otra vez fue él quien reinició el diálogo.
— ¿Puedo hacerte una proposición?
—Si no es deshonesta.
—Digamos que es semihonesta.
—Entonces sólo la autorizo a medias. Venga.
— ¿Querés ir al cine?
—No, Rolando.
—La película es buena.
—No lo dudo. Tengo confianza en tu gusto. Por lo menos en tu gusto cinematográfico.
—Y además te va a mover un poco las telarañas.
—Estoy conforme con mis telarañas.
—Más grave aún. Reitero el convite. ¿Querés ir al cine?
—No, Rolando. Te agradezco de veras. Pero estoy reventada. Si no tuviera que cocinar algo para Beatriz, te juro que me acostaría sin cenar.
—Tampoco es bueno. Cualquier cosa, antes que dejarse vencer por la rutina.
Graciela acomodó el tubo entre la mandíbula y el hombro. Evidentemente, tenía buena experiencia en ese gesto de secretaria profesional. Además, le dejaba las dos manos libres, en esta ocasión, para mirarse las uñas y repasarlas de a ratos con una limita.
—Rolando.
—Sí, te oigo.
— ¿Alguna vez viajaste en un ferrocarril con otra persona, sentados frente a frente, cada uno en su ventanilla?
—Creo que sí. Ahora no recuerdo la ocasión precisa. ¿A qué viene eso?
— ¿No te fijaste que si las dos personas se ponen a comentar el paisaje que ven, el comentario del que mira hacia adelante no es exactamente el mismo que el del que mira hacia atrás?
—Te confieso que no me fijé nunca en ese detalle.
Pero es posible.
—Yo en cambio me fijé siempre. Porque desde niña, cuando viajaba en ferrocarril, me apasionaba mirar el paisaje. Era uno de mis placeres favoritos. Nunca leía en el ferrocarril. Tampoco ahora, si viajo en tren, me gusta leer. Me fascina ese paisaje vertiginoso, que corre a mi lado, pero en dirección contraria. Pero cuando voy sentada hacia adelante, me parece que el paisaje viene hacia mí, me siento optimista, qué sé yo.
— ¿Y si vas mirando hacia atrás?
—Me parece que el paisaje se va, se diluye, se muere. Francamente, me deprime.
— ¿Y ahora cómo vas sentada?
—No te burles. Esto lo vi claro el otro día, cuando me puse a releer las cartas de Santiago. El, que está en la cárcel, escribe como si la vida viniera a su encuentro. A mí, en cambio, que estoy, digamos, en libertad, me parece a veces que ese paisaje se fuera alejando, diluyendo, acabando.
—No está mal. Como intención poética, claro.
—Nada de intención poética. Ni siquiera es prosa. Simplemente, es como me siento,
—Bueno, ahora sí te hablo en serio. ¿Sabés que me preocupa ese estado de ánimo? Y si bien estoy convencido de que cada tipo es el único que puede resolver los problemas propios, también es cierto que a veces puede ayudar, sólo ayudar, alguien de mucha confianza. Para esa relativa ayuda me ofrezco, si querés. Pero lo esenciales que profundices en vos misma.
— ¿Profundizar en mí misma? Puede ser. Puede ser.
Pero no estoy segura de que me guste.
ng7nico
 
Messages: 1
Inscrit le: 27 Mai 2015, 18:14

urgent pour aujourd’hui' hui svp

Pub
 

Retour vers Traduction Espagnol - Français

Qui est en ligne ?

Utilisateur(s) parcourant actuellement ce forum : Bing [Bot] et 3 invité(s)

cron